www.lilianabelfiore.com
[email protected]  
 
Nota Recomendada

Notas publicadas en Clarín.com el lunes 7 de enero de 2008
y el 18 de agosto de 2007

DANZA | ENTREVISTA A LILIANA BELFIORI

Ballet en la playa

La prestigiosa coreógrafa y bailarina monta tres obras en Mar del Plata, dos de ellas para chicos.


TRAYECTORIA

BELFIORI DIRIGIO A BOCCA Y A GUERRA.

Por: Laura Falcoff

La bailarina, coreógrafa y directora Liliana Belfiori tiene una extensa trayectoria en el campo del ballet: en diferentes momentos de su carrera compartió la escena con Margot Fonteyn, Maia Plissetskaia y Rudolf Nureyev. Fue además, entre otras cosas, primera bailarina del Teatro Colón -donde también trabajó como coreógrafa repositora- y del London Festival Ballet. En estos días estrena en Mar del Plata una ambiciosa propuesta: tres obras de danza, dos de ellas dirigidas a un público familiar -niños como sus principales destinatarios- y otra para adultos.

Armar un verano de ballet en Mar del Plata no es habitual. ¿Y en tu caso?

La primera vez que traje ballet a Mar del Plata fue en el año 1983 con una compañía propia; hacíamos Giselle y Cascanueces, dos funciones por día, los lunes a la noche. También a comienzos de los '80 organicé una temporada muy bella con otra compañía que también dirigí. Julio Bocca y Maximiliano Guerra, que eran en aquel momento adolescentes, tuvieron la oportunidad de hacer allí sus primeros roles importantes. Las funciones se hacían al aire libre en la explanada del Casino durante los fines de semana y llegamos a reunir 30.000 personas. Mi propósito era llevar a públicos masivos grandes expresiones de la danza

¿Qué te impulsó a emprender nuevamente una temporada marplatense?

Desde hace cuatro años estoy trabajando en Buenos Aires con una compañía a la que llamé Cuentos de Ballet; nos dedicamos a montar las grandes obras clásicas, adaptadas para niños, y como tuvimos mucho éxito pensé que era bueno llevarlas a Mar del Plata. Repongo La Cenicienta y estreno una versión de Coppelia. Pero además concebí una nueva obra para adultos a la que le puse el título de Danzas de amor; une distintas músicas y lenguajes de danza en torno al tema del amor.

¿Cómo está formada la compañía?

Somos veinte personas; algunos de los primeros bailarines están formados por mí y otros integraron conjuntos del interior; también cuento con tres intérpretes excepcionales -Silvina Cortés, Ariel Caramés y Jack Syzard-, recientemente despedidos del Ballet Contemporáneo del San Martín. Todos ellos van a comunicarse con el público de una manera inusual: el teatro donde hacemos esta obra posee una atmósfera íntima y el espectador tiene al bailarín casi al alcance de la mano; la emotividad, entonces, de Danzas de amor va a verterse de una manera muy diferente.

Para leerla directamente del diario/ click en el siguiente link: http://www.clarin.com/diario/2008/01/07/espectaculos/c-00801.htm

Ver más en: www.lilianabelfiore.com

CHICOS | LILIANA BELFIORE

Ballet clásico, para niños

La ex bailarina del Colón hizo la coreografía de un "Lago de los cisnes" pensado para que lo disfruten los más pequeños.

LAS COREO TRAS "LA BELLA DURMIENTE" Y "LA CENICIENTA",
BELFIORE AHORA TAMBIEN ES PARTE DEL ELENCO.

María Ana Rago
[email protected]

Personalmente, a mí me encanta poner coreografías. Y también me gusta muchísimo llegar a los niños", resume sus dos pasiones la bailarina y coreógrafa Liliana Belfiore. Y logró conciliar ambas cosas en una sola: "Llegar a los niños con el ballet", dice. "Es algo que empecé a hacer cuatro años atrás, cuando arranqué con la compañía Cuentos de ballet", cuenta a Clarín.

Primero fue La Bella Durmiente -el cuento de Perrault narrado con música, danza y actuación, con coreografía de Belfiore y la música original de Tchaicovsky-; después vino La Cenicienta, con música de distintos autores del siglo XIX, y ahora es el turno de El lago de los cisnes, en el Centro Cultural Borges (Viamonte, esquina San Martín). Liliana anticipa que es probable que alguno de los dos primeros espectáculos sea repuesto próximamente en el Teatro del Globo.

Además de ser la responsable de la coreografía, Liliana es parte del elenco: interpreta a la Reina Madre en El lago de los cisnes. "Bailar, para mí, es algo maravilloso", sentencia esta consagrada bailarina. "En los espectáculos anteriores abordé cuentos conocidos por los chicos. Esta vez, no se trata de una historia conocida por los niños, porque se basa en una leyenda alemana que se remonta a Las mil y una noches. Desde la mitología griega hay historias que tienen que ver con mujeres que se convierten en cisnes", repasa la bailarina. "El cisne es el elemento de la pureza, que viene a ser la mujer", resume. "Representa que es intocable", continúa.

Esta versión para la platea infantil de El lago de los cisnes incluye canciones cuyas letras fueron escritas por Liliana, para tres personajes, que ayudan a contar la historia. "La Reina Madre está temerosa porque su hijo empieza la pubertad y debe asumir nuevas responsabilidades. Y quiere ayudarlo a elegir una esposa que lo haga feliz. El es osado, valiente, caza de noche... Y eso a su madre la pone muy nerviosa, por eso quiere que se case: para que se calmen sus otras urgencias", cuenta Belfiore de qué se trata la historia que encuentra en esa línea argumental su punto de partida. "Cuando yo bailaba como Odette El lago de los cisnes en el Teatro Colón, yo moría... Me suicidaba, después de que Sigfrido era vencido por el Brujo. Y el amor eterno triunfaba en la muerte. Para esta versión, yo elegí otro final, porque aquél no me parecía para niños", explica.

"He usado cantantes líricas y un cantante de rock para esta puesta" dice Liliana. La mayoría de los bailarines de El lago de los cisnes son alumnos y ex alumnos de la escuela de Belfiore -en su estudio se dan clases a niños desde los 3 años-, y sus edades van a partir de los 13. Y ella misma es parte de la compañía que baila El lago de los cisnes, así como también participó de los elencos de las puestas anteriores que dirigió para niños. "Me gusta y es un modo de acompañar a los chicos en su trabajo", asegura.

Además de este proyecto que llena su tiempo y su alma, Liliana está incursionando en el tango. "Yo he sido una eximia bailarina, pero en la danza clásica, no podés mantener tu carrera en el tiempo, sino hasta determinada edad; después, aparecen las limitaciones. Eso sumado, en mi caso, a que tuve un accidente grave. Y ahora veo que el tango me permite seguir bailando", confiesa.

Desde bebés en brazos hasta sus papás y abuelos ocupan la platea del Centro Cultural Borges y dice la coreógrafa que salen agradecidos después de la función. "La lírica, la poesía, la coreografía, la música: todo combinado para que el niño acceda al arte de un modo que, en general, no le llega hasta más grande. Es una puerta a la cultura", asegura.

Para leerla directamente del diario haga click en el siguiente link:
http://www.clarin.com/diario/2007/08/18/espectaculos/c-01401.htm

Ver más en: www.lilianabelfiore.com