aquí
MONTSERRAT
www.aquimontserrat.com.ar
mail
[email protected]
barrio de buenos aires
Argentina
hacer clic para el audio de GARDELhacer clic para el audio de GARDEL

Melodía de arrabal

Tango

Letra: Alfredo Le Pera
Mario Battistella

Música:
Carlos Gardel
 

G r a n Ca f é
clic para escuchar cantar a GARDEL...

*Pizzas
*Empanadas
*Comidas
*Repostería Artesanal


Delivery
4381-4170 / 9116
Barrio plateado por la luna,
rumores de milonga
es toda tu fortuna.
 

Independencia esq. Entre Ríos
Hay un fuelle que rezonga
en la cortada mistonga,
mientras que una pebeta,
linda como una flor,
espera coqueta bajo
la quieta luz de un farol.

Barrio... barrio...
que tenés el alma inquieta
de un gorrión sentimental.
Penas...ruego...
¡es todo el barrio malevo
melodía de arrabal!

Viejo barrio...
perdoná si al evocarte
se me pianta un lagrimón,
que al rodar en tu empedrao
es un beso prolongao
que te da mi corazón.

Cuna de taitas y cantores,
de broncas y entreveros,
de todos mis amores.

En tus muros con mi acero
yo grabé nombres que quiero.
Rosa, ¨la milonguita¨
era rubia Margot,
en la primer cita,
la paica Rita me dio su amor.



------------------------


hacer clic para el audio de Gardel

----------------------------
______________


El siguiente fragmento
pertenece al periódico barrial
PRIMERA PÁGINA
CRÓNICAS DEL ABASTO
AÑO 10 N° 108 - JUNIO/2003
publicado en homenaje
a Gardel
al recordar la fecha
- 24 de junio -
del trágico accidente
que le costó la vida.



ENCUENTRO EN
EL CAFÉ " EL PELADO "
por MIGUEL E. GERMINO

El antiguo y desaparecido
Café " El Pelado ",
de la esquina NE de
Entre Ríos y Moreno,
produjo mucho paño
para cortar en
materia tanguera.
Allí se daban cita
cantores criollos
y payadores de fuste,
arrimándose al palenque
de sus mesas en las que
ataban la cabalgadura
de sus emociones.
También, en sus noches
memorables, brilló el tango,
justamente cuando
éste comenzaba su difícil
tránsito desde los arrabales
para conquistar el centro.

El año 1911 fue clave
para la música prohibida;
se bailaba en el Armenonville
o en su anexo del Pabellón
de las Rosas, y viaja a Europa
el primer tango, "La morocha",
de Saborido y Villoldo.

Lo de "Pelado", de aquel café,
viene de la desprovista cabellera
de su dueño, un hombre
siempre predispuesto
a permitir en su negocio
las más variadas y
comprometidas manifestaciones
artísticas de la época.

Así es como se programa
nada menos que
el segundo encuentro
de dos potencias:
José Razzano
(El Oriental)
-que en esa oportunidad
oficiaba de local-
y Carlos Gardel
(El Morocho del Abasto),
que lo hacía de visitante.
Acostumbrados a escuchar
a Pepe (Razzano) ,
los parroquianos de este café
y conocedores al mismo tiempo
de las "mentas" (fama)
del Zorzal, se aprestaban
a una de aquellas noches
que harían historia,
frente a la lógica preocupación
del "Pelado", que vislumbraba
su boliche en ruinas,
producto del apasionamiento
de las barras.


Contra lo previsible,
todo transcurrió con tranquilidad,
y aquella noche
se sellaría la amistad
de los dos cantores.
Primero formarían un cuarteto
con Marino y Salinas,
y finalmente, el famoso dúo
Gardel-Razzano
que dio que hablar
por entonces.

Carlos Gardel, que regresaba
en 1932 de París tras
un rotundo éxito y
haber ganado una merecida
reputación artística, debe cumplir
en Buenos Aires un contrato
de un mes en el Broadway,
pero la concurrencia a
las presentaciones le había jugado
una mala pasada .
No lograba superar las diez
primeras filas de la platea.

En una de aquellas
presentaciones, se encontraba
entre la concurrencia otro Carlitos,
De la Púa (El Malevo Muñoz),
escritor, poeta y propagador
del lunfardo, famoso entonces por
sus "Brulotes" que publicaba
en el diario Crítica.
En aquella oportunidad ,
Gardel después de interpretar
un par de tangos,
cantó una canzoneta napolitana.

Al día siguiente aparece
en Crítica el brulote:

"Carlitos ...largá la canzoneta
Después del primer tango
vino otro y cuando la sala
enardecida de criollismo
te pedía a gritos "Mano a mano",
vos, Carlitos Gardel, el brillante
puntero de nuestro corazón ,
te adelantaste y con
la misma serenidad y entonación
que ayer ponías para decir
"ahora voy a cantar el tango"
...dijiste:"ahora voy a cantar
una canzoneta napolitana"
... Bueno, mirá viejo ,
si en una de mis andanzas por
el mundo hubiera encontrado al
Viejo Vizcacha del Martín Fierro
fumando cigarrillos "Camel ",
no me hubiera causado
tanta sorpresa."


Cuenta Enrique Cadícamo,
también sorprendido por aquel
libelo contra el querido Carlitos,
que al reprocharle al Malevo
su exceso, éste
le contesta que lo hizo
"por exceso de cariño"
.


Héctor Negro / Teoría sobre Gardel ver texto...

Del server GARDEL


MI BUENOS AIRES QUERIDO

Letra de Alfredo Le Pera - Música de Carlos Gardel
tango compuesto en 1934

Mi Buenos Aires querido,
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más penas ni olvido.

El farolito de la calle en que nací
fue el centinela de mis promesas de amor,
bajo su inquieta lucecita yo la vi
a mi pebeta luminosa como un sol.
Hoy que la suerte quiere que te vuelva a ver,
ciudad porteña de mi único querer,
oigo la queja de un bandoneón,
dentro del pecho pide rienda el corazón.

Mi Buenos Aires, tierra florida
donde mi vida terminaré.
Bajo tu amparo no hay desengaños,
vuelan los años, se olvida el dolor.

En caravana los recuerdos pasan
como una estela dulce de emoción,
quiero que sepas que al evocarte
se van las penas del corazón.

Las ventanitas de mis calles de arrabal,
donde sonríe una muchachita en flor;
quiero de nuevo yo volver a contemplar
aquellos ojos que acarician al mirar.
En la cortada más maleva una canción,
dice su ruego de coraje y de pasión;
una promesa y un suspirar
borró una lágrima de pena aquel cantar.

Mi Buenos Aires querido...
cuando yo te vuelva a ver...
no habrá más penas ni olvido...

Colaboración enviada por:
mandel ([email protected]

Alfredo Lepera / El otro yo de Carlos Gardel ver nota...



El zorzal criollo se inició como cantante popular
hacia las primeras décadas del
siglo XX, con sus propios veinte abriles.

Aunque todavía se discurre
acerca del exacto lugar de su nacimiento biológico,
es indiscutible que nació
y se consagró como Carlos Gardel en nuestra ciudad.

Además, MI BUENOS AIRES QUERIDO es el tango-canción
prácticamente identificable con él mismo.
Y si bien, biológicamente, no fue alumbrado aquí,
es evidente que su condición de artista se gestó y
nació entre nosotros.

Argentina lo reconoce como hijo dilecto
de su música ciudadana y el día 11 de diciembre
- fecha del nacimiento de Gardel -
celebra el DÍA INTERNACIONAL DEL TANGO.

Es innegable que en sus comienzos,
Gardel cantó por todo Buenos Aires
y es hasta muy fácilmente comprobable,
que deleitó a la audiencia de los cafetines,
salones y estudios de radiodifusión de Monserrat.
Era habitual verlo y escuchar
sus interpretaciones musicales en tradicionales bares
de la esquina de Moreno y Entre Ríos.

También fueron frecuentes sus presentaciones
en el ¨CAFÉ TORTONI¨ en Avda. de Mayo 829,
así como también en la Broadcasting ¨CASA AMÉRICA¨,
según consta en recibos de pago por su quehacer musical
en los archivos comerciales de Casa América,
ubicada hasta hace algunos años en Avda de Mayo 959.

El 26 de octubre de 1993 CASA AMÉRICA
el hogar de la música celebró sus cien años de existencia

y nos permitió publicar el recibo de honorarios
pagados a Carlos Gardel por la transmisión
de algunas de sus audiciones radiales.
Aqui y ahora, exhibimos algunos testimonios
que nos fueron facilitados y que, conjuntamente,
con otras ilustraciones publicamos en
nuestra edición gráfica N° 19 del mes de septiembre de 1993.

 
 

A continuación, portada y texto de nuestra edición gráfica N° 19



Nuestra Portada Casa América el Hogar de la Música Cumple cien años porteños.
Su trayectoria es un testimonio de la evolución tecnológica y social argentina.




Inaugurada el 26 de octubre de 1893, la empresa adquirió en el año 1920,
el domicilio que, desde entonces, ocupa en la Avenida de Mayo.
Instaló su casa central en la planta baja, subsuelo y primer piso,
destinando los pisos superiores a edificio de renta.
Ancestros austríacos e irlandeses se conjugaron para que
el inmigrante italiano José Lightower Stalhberg fuese socio fundador
del comercio de música de mayor tradición en el país.
Todavía era un niño cuando partió de Domodossola -pueblo vecino a Milán-
al sur americano donde luego nacieron sus hijos, nietos y bisnietos.
El Licenciado José A. Repetto, actual presidente de la casa,
continúa el desarrollo iniciado por su abuelo.
Al nominarse, la firma expresó su espíritu.
América ha sido, y es, el lugar de los inmigrantes que se integran
a un mismo lenguaje universal. Así, erige su edificio
como espacio geográfico de un continente musical que promueve
el encuentro y la comunicación.
Hace un siglo se afincaba una iniciativa.
Hoy, sus experiencias cuentan historia y son base para el devenir.
En 1899, cuando la publicidad se limitaba a los medios gráficos,
su promoción de fonógrafos y grafófonos,
en la revista Caras y Caretas, nos proporcionan datos de la época.
Sus afiches para la vía pública y sus tarjetas de aquellos tiempos
se exponen, en la actualidad, hasta en la National Gallery de New York.
En Buenos Aires estuvieron presentes en la muestra realizada
por el Centro Cultural San Telmo, ya que el diseñador
Mauzan
fue uno de los autores que participó en la ilustración de sus publicidades.
Siempre, la calidad la acompañó al comprar, vender, auspiciar, iniciar,
concluir o regalar. Además de ser una empresa comercial,
su sensibilidad artística la ubica como pionera de nuevos rumbos.
Pertenece al grupo inicial de las grandes tiendas de Buenos Aires que, establecidas en la Capital, asiduamente se contactan con el interior.
Su actividad básica está dedicada a recepcionar y expandir ondas sonoras: partituras, libros, e instrumentos musicales, radio, cine, grabadores,
video-películas, enseres electrónicos y rústico-artesanales
se despliegan en este ámbito que excede la órbita mercantil.
No en vano puede contar entre sus clientes
al actual senador De la Rúa y
al otrora presidente Alvear.
Su quehacer cultural incluyó la presencia de Tito Schipa y Lilí Pons
en conmovedores recitales brindados en su sede.
Desde sus comienzos, supo auspiciar a pianistas, conjuntos, orquestas
y cantantes populares de la talla de
Rosa Quiroga y Carlos Gardel.
De ambos muestran, y guardan celosamente, recibos firmados
que atesoran grafismos tanto como dimensionan honorarios.
La Broadcasting LP6 Radio América emitió audiciones que,
en la oportunidad no fueron grabadas, pero sí abonadas.
A principios de siglo, la radio era una curiosidad de la que sólo unos pocos podían adueñarse. Cuando en el país se transmitió la primer final del campeonato mundial de fútbol en el año 1931, para sequir
el encuentro de Uruguay y Argentina, el público se congregó frente a
las puertas de Casa América que lo difundía con altoparlantes.
Igual escenario tuvieron los oyentes radiofónicos de
la pelea de Firpo y Dempsey, por el título mundial de boxeo.
Las circunstancias cambian, pero el ritmo que la empresa ha sostenido
durante una centuria, constituye una irreductible expresión
de su potencia comercial. La fotografía de tapa traduce, en parte,
el actual dinamismo que vive la Avenida de Mayo.
Sobre ella, Casa América exhibe sus vidrieras con reales y posibles
sonoridades armónicas que adecuó a los tiempos de su exitoso itinerario.
En estas fechas, su primer centenario afianza su proyección
futura al servicio de la música y de América.
La celebración continúa todos los días hábiles en
su casa central ubicada en
Avenida de Mayo 959
y en su sucursal de Avenida Cabildo 3834.

 
ir a: