aquí
MONTSERRAT
www.aquimontserrat.com.ar
mail
[email protected]
barrio de buenos aires
Argentina
Residencia de Liniers en Montserrat - Venezuela 469 - Fecha de las fotografías: 20 de julio de 2006
 

Santiago de Liniers
   

 
por Juanita Caballero
 

   
 


Santiago de Liniers y Bremond. Marino y funcionario. Nació en Nort Deux Sévres (Francia), el 25 de julio de 1753, siendo hijo del capitán Santiago Luis de Liniers y de Enriqueta Teresa de Bremond. Entró muy joven a las armas como paje del Gran Maestre de la Orden de Malta, Manuel Pinto de Fonseca, actuando en Valetta en acciones contra los piratas berberiscos.
En 1768, de regreso en Francia, fue subteniente de caballería hasta 1774, del Regimiento del Royal-Piémont. Actuó como ayudante del Príncipe Camilo de Rohan en la campaña que partió de Cádiz a las costas africanas(1774-75). Al regresar entró al Colegio de Guardamarinas de Cádiz. Cumplió misión de patrullajes en el Mediterráneo, y vino a América en 1776 como alférez de la expedición de Don Pedro de Cevallos, que tomó Santa Catalina y atacó la Colonia del Sacramento, combatiendo contra los portugueses.
En 1778, en España, estuvo a las órdenes del marqués de Vaux, en la escuadra combinada franco-española, y en 1779, adquirió notoriedad logrando abordar una nave inglesa utilizando simples chalupas. En 1780, pudo apoderarse de otras dos en Mahon, cuando desempeñaba tareas de protección de los galeones comerciales, acción por la que lo promovieron a teniente de navío.
Tuvo actuación brillante en el sitio de Gibraltar; se desempeñó como mensajero especial de Carlos IV en Trípoli y acompañó desde 1785 a 1788 a Vicente Tofiño de San Miguel en la confección del Atlas Marítimo de España, Azores e Islas adyacentes. En 1788, lo destinaron al apostadero del Río de la Plata, para proteger las costas de los navíos ingleses, entonces en guerra con España.
En 1802, el Virrey del Pino lo designó gobernador de las Misiones, donde estuvo hasta 1804, correspondiéndole destacada actuación. Era comandante de armas de Buenos Aires, en 1806, cuando se produjeron las Invasiones Inglesas. Desde Montevideo, Liniers desembarcó en la ciudad y logró, tras violenta lucha, hacer que los ingleses capitularan el 12 de agosto.
Volvió a triunfar el año siguiente contra ellos, defendiendo exitosamente la ciudad. El rey lo confirmó entonces como virrey interino, gobernador y capitán general del Río de la Plata, así como presidente de la Real Audiencia en 1807. Dos años después se le dio eltítulo de Conde de Buenos Aires. Pasada la euforia, sus adversarios –al ocurrir la invasión napoleónica a España- conspiraron contra él, tachando de sospechoso su españolismo.
Álzaga y Elío fueron los cabecillas de este movimiento, que el 1º de enero de 1809 le hubiera arrebatado el mando, de no mediar la decisión de don Cornelio Saavedra y los cuerpos armados porteños. Finalmente la Junta de Sevilla lo reemplazó en el cargo de virrey por Baltasa Hidalgo de Cisneros. Liniers se retiró a Córdoba, tras entregar el mando a Cisneros. Allí se encontraba al ocurrir la Revolución de Mayo en 1810, y quiso con el gobernador Gutiérrez de la Concha, defender los derechos delRey. Pero las milicias no le respondieron. Liniers fue arrestado y condenado a muerte, sentencia que hizo cumplir el vocal Castelli en el Monte de los Papagayos, cerca de la posta de Cabeza de Tigre, el 26 de agosto de 1810.
Sus restos fueron llevados, en 1862, al Panteón de Marinos Ilustres de San Carlos, Cádiz y su estatua fue emplazada en la Plazoleta San Nicolás, en la Avenida Corrientes casi esquina Reconquista de la ciudad de Buenos Aires, siendo autorizada por Ley Nº 22.824 del 1º de junio de 1983.

(Extraído del libro “Buenos Aires: historia de las calles y sus nombres”
de Vicente Osvaldo Cutolo–2da. Edición)

   
Casa del Virrey
ver texto publicado en
nuestra edición gráfica Nº 15
de Septiembre de 1992
  Documento histórico-ver nota publicada en Clarín el 11/ 08/ 2006...  
 
 
LINIERS un héroe de la Reconquista de Buenos Aires ver.... http://www.embafrancia-argentina.org/historia/liniers.htm
 
El primer paso del bicentenario / por Ema Cibotti - historiadora -  ver nota de Clarín...
   
ir a:
inicio
bienvenida
singularidad
agenda
guía
mapa
editorial
hacedores
eventonotas